viernes, 10 de abril de 2015

¿Y tú cómo eres?



A lo largo de estos ocho años que llevo en este mundo de la blogosfera, he escrito siempre desde que comencé en mis blogs desde mi total sinceridad, dejando plasmadas en mis letras, mis pensamientos, mis reflexiones, mis emociones, mis temores, mis preocupaciones, mis alegrías, mis problemas, en algunas de mis letras he derramado muchas lágrimas, en otras, mis sonrisas y alegrías, pero en cada uno de mis escritos he sido, como soy yo, transparente, como es mi pluma de cristal, sencillamente, María.

Cuando he ido a leer las entradas de otros blogs, en algunos he llorado, en otros, se me ha puesto la piel de gallina y los pelos de punta, en otros, he vibrado, he volado, he palpitado, he reído, creyéndome lo que leía como si fuera real del propio autor que escribía los textos, como hago yo, escribir sobre mis sentimientos, porque yo no uso máscaras,  ni se expresarme tan bien como lo podría hacer una persona con estudios superiores, ni soy actora, ni interpreto personajes de telenovelas, ni verdades inventadas ni distorsionadas para hacer creer a los demás una falsa realidad, ni tampoco soy escritora para inventar historias para ganarme la vida publicando libros, aunque cada uno es libre para escribir en sus blogs lo que quiera.

Yo soy una persona humilde en mi vida real, que aunque carezco de euros, soy muy feliz porque soy de lo más rica en sentimientos, que eso es lo más importante, y es por lo que, de este modo, disfruto más intensamente de lo poco de que dispongo, y de esta manera más valoro todo lo que me rodea, y así mismo escribo intensamente y disfrutando de lo que hago, pero siempre desde como yo solo se hacer, desde mi propia sencillez, desde lo más humilde, profundo y transparente de mi alma, como así están escritas mis entradas en los dos blogs, y lo único que pido, es que me dejen tranquila con mis cosas, que el que quiera guerra que la busque en otro lugar, pero que, por favor, que no ensucien el mundo blogger, que éste no es el sitio adecuado para ello, que durante estos ocho años jamás fue necesario poner moderación de comentarios, y ahora la mayoría de blogs ya la tenemos puesta porque nos bombardean con insultos ¿pero en qué están convirtiendo todo ésto cuando debería ser un lugar pacífico para escribir?

Durante todos estos años, he ido viendo cerrar blogs, unos por su propia voluntad por los motivos que hayan sido, y otros, por desgracia, por fallecimiento, y durante estos ochos años, tengo que deciros que he hecho verdaderos amigos, que son los que no dicen que lo son y así me lo han demostrado, y otros, en cambio, algunos de los que dicen ser amigos, son los que no lo son tanto, o por lo menos, me lo han demostrado menos, pero de una manera u otra, siempre he tenido afinidad con sus blogs que frecuento porque me gustan y disfruto leyendo sus entradas.

Quiénes me conocen, mis verdaderos amigos, saben perfectamente, como soy, y no hace falta decirlo con palabras, sino con hechos, como así he demostrado siempre, ser una persona pacífica, confiada, transparente, que siempre va con la verdad por delante, que si tengo que decir algo a alguien no me ando con rodeos, ni con falsedades, no me enmascaro dejando comentarios anónimos por los blogs porque me gusta dar la cara, y quién me lee desde los comienzos, bien sabe, que cuando he tenido que defender a mis amigos he sido siempre de las primeras en solidarizarme haciendo una entrada pública con quién haya hecho falta, en el momento que haya correspondido, o hacia mí misma, como he hecho en la entrada anterior por haber sido víctima de insultos y falsificación de perfil y comentarios, algo que hice para advertiros, a modo de denuncia, de lo que, desgraciadamente, me ha ocurrido, y que, no lo hice, como alguien pueda pensar, para juzgar a nadie, porque yo no soy Juez para dictar el Fallo de una Sentencia, ni tampoco lo hice para sentirme apoyada, aunque os lo agradezco en el alma por todo el apoyo y solidaridad que he recibido.

nadie pido que venga a mi blog a leerme, el que quiera venir que venga por propia voluntad y el que no quiera leerme, que no venga, que no obligo a nadie, pero lo que no soporto es la hipocresía, la falsedad, quién hace creer hacia los demás ser una buena persona, y por detrás te está acuchillando, eso es algo que va en contra de mis principios, no puedo con ello, y quién utilice esas artimañas, yendo de blog en blog, atrapando con su tela de araña para atraer con sus garras a los lectores, es problema suyo y no mío, porque esa no es mi táctica, yo lo único que pido es respeto, que se me deje tranquila, que el único delito que he cometido es haber sido víctima de insultos, falsificación de perfil y comentarios, y juicios falsos de blasfemia hacia mi persona.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...