martes, 20 de marzo de 2012

¿Has tenido la pesadilla de tener unos vecinos maleducados?



Una pesadilla puede llegar a convertirse en realidad, cuando tienes la desgracia de tener de cerca desde la vida diaria, a unos vecinos maleducados e irrespetuosos, que con sus groseros modales y malas conductas, llegan a violar el derecho de la tranquilidad rompiendo la armonía y el descanso familiar de los demás vecinos de la comunidad, y no sólo eso, sino que llegan a perturbar, ensuciar y destrozar los materiales del edificio comunitario, inclusive, los de los propios vecinos. 

Por desgracia, yo estoy viviendo esta auténtica pesadilla muy de cerca, la de tener unos vecinos maleducados e hipócritas, que por lo visto, tienen dos máscaras, una, la de las buenas palabras, y la otra, la de los malos hechos, y es que parece que les encanta y disfrutan molestando a los demás, porque nos están haciendo la vida imposible, no sólo en cuestión de ruidos, sino que ensucian las puertas, los suelos, rompen cristales, destrozan los buzones... 

En vista de que hemos hablado personalmente con ellos, y siguen actuando igual, el Presidente la Comunidad del Edificio les ha escrito una carta llamándoles la atención por sus malas conductas, pero siguen haciendo oídos sordos, ya que siguen haciendo de las suyas.

Algunas personas, por desgracia, parece no conocer en su familia el respeto y la educación, ni siquiera lo que significa la palabra "civilizado", al desconocer las conductas de las normas sociales, claves fundamentales para una buena armonía y convivencia. 

¿Tú has tenido la pesadilla de tener unos vecinos maleducados? ¿y qué solución encontraste?



domingo, 4 de marzo de 2012

¿De qué te sientes dependiente?



Algunas personas dicen sentirse totalmente independientes, y no sentir apego hacia nadie ni nada, pero creo que no dicen la verdad, porque los seremos humanos, por naturaleza, somos sociales, por lo que todos necesitamos de todos, y para sentirnos vivos y motivados, necesitamos depender de los demás, sentirnos escuchados, amados, valorados, igual que si necesitáramos el oxígeno para poder respirar.


Confieso que yo soy una persona apegada emocionalmente a quiénes quiero y aprecio, y cuando los veo partir, no puedo evitar sentirme un poco extraña y vacía, como si la luz de mi alma se quedara un poco apagada y en soledad.


Sé que no es una actitud muy positiva, porque de esta forma, se llega a sufrir bastante, sobre todo, en el momento de las despedidas, pero soy así, y no puedo cambiar.

Pero es que no sólo me ocurre con las personas, también con las cosas materiales o espirituales, que me hacen feliz, por ejemplo, necesito visitar vuestros blogs para volar con vuestras letras o imágenes... escribir para desahogarme... soñar para sentirme viva... estar unos minutos en soledad para reflexionar sobre los errores cometidos durante el día... o tener la costumbre de llevar siempre conmigo el móvil y las llaves... y montones de cosas más de las que me siento totalmente dependiente.





Safe Creative #0907274170999
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...