lunes, 27 de junio de 2011

"El regreso de los 120 km/h"


El Gobierno ha decidido modificar, de nuevo, el límite de velocidad en las autopistas, por lo que, a partir del 1 de julio, otra vez será el de 120 km/h, por tal motivo, el Sr. Rubalcaba, ha manifestado que han cambiado las circunstancias por el descenso del petróleo y que dicha medida era transitoria y ya no tiene sentido.

Esperemos que esta nueva medida dure algo más de tiempo para que no tengan que volver a retirar las pegatinas, aunque mirándolo desde otra perspectiva... la empresa de las pegatinas está obteniendo grandes beneficios.





miércoles, 22 de junio de 2011

"El engaño y la infidelidad"





La distancia hizo que las circunstancias cambiaran para ellos dos, apoderándose la frialdad y lejanía en su relación.

En aquellos momentos sonaba el teléfono: Ringggggg ringggggg ringggggg.

- ¿Quién es?

- Soy yo, necesito decirte algo.

- ¿Pasa algo? ¡te encuentro diferente!

- ¡Sí! ¡Quiero que rompamos la relación!

- ¿Cómo? ¿qué estás diciendo? ¡no te entiendo...!

- Ya no te amo, te he estado engañando con otra mujer, estoy saliendo y acostándome con ella desde hace tiempo.

- Pero... ¿qué estás diciendo? ¡no puede ser cierto! ¿cómo me puedes decir todo esto por teléfono sin decírmelo a la cara?

Los ojos de ella se inundaron de lágrimas, apenas la salían las palabras, no podía creer lo que estaba escuchando desde el otro lado del auricular, no podían ser ciertas aquellas palabras que fueron clavadas como un puñal directas al corazón. De un segundo a otro su vida se transformó de la luz a la oscuridad...






sábado, 18 de junio de 2011

¿Actuamos con libertad?



La libertad, según la primera de las muchas definiciones que vienen en el diccionario de la R.A.E., significa: "Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos".

¿Realmente somos libres para actuar de una manera u otra? ¿o actuamos como marionetas siendo manejados nuestros hilos por los demás o por las circunstancias?

Ya desde que nacemos vivimos en un mundo marcado por leyes, reglas y normas impuestas en la sociedad, incluso, antes de nacer deciden nuestro nombre, familia, lugar de residencia, así como es necesario firmar contratos, tramitar papeleos, para cada paso que vamos dando en la vida para respetar unas normas, sino sería un verdadero desastre ¿os imagináis si no existieran señales de tráfico? ¡menudo caos!

Pero no solo eso, sino que vivimos condicionados por los demás, y por las circunstancias externas, incluso, nosotros mismos somos prisioneros de nuestros propios miedos que nos impiden avanzar.

Yo pienso que donde, verdaderamente, podemos hacer uso de nuestra propia libertad, sin coacciones, sin normas, ni leyes, ni trámites, y, sobre todo, sin ser juzgados por los demás, ni siquiera bloquearnos por nuestros propios miedos, es a través de nuestros sueños, con ellos podemos volar hacia donde queramos sin tener por qué pedir permiso a los demás.





martes, 14 de junio de 2011

¿Por qué reprimimos el afecto?


Aunque una de las cosas que más me gusta es demostrar el afecto que siento hacia las personas a las que quiero, reconozco, que en algún momento, me cuesta demostrar ese afecto, y reprimo mi impulso de besar o abrazar.

Parece como si cuanto más avanzara la sociedad en tecnología, las personas retrocediéramos en valores humanos ¿qué nos está pasando? ¿por qué algunas veces nos cuesta demostrar el cariño hacia las personas que queremos? ¿a qué tenemos miedo? ¿a ser vulnerables? ¿por qué intentar ponernos una máscara de hielo para parecer insensibles ante los demás? ¿por qué ese temor a exteriorizar nuestros sentimientos?

Con lo positivo que es dar ese abrazo de calor en ese momento que te sale del alma, y que además, de ser un regalo para el que lo recibe, también lo es para el que lo da.

¡Liberémonos de temores! y demostremos a las personas que queremos ese abrazo que es fuente de vida, de energía, de salud y de bienestar.



jueves, 9 de junio de 2011

"Espacios personales"



Cada persona es un mundo y sus circunstancias, por eso mismo cada una intenta resolver sus problemas personales dependiendo de su manera de ser; algunas, se desahogan hablando de sus problemas con los demás, y en cambio, otras, prefieren hacerlo en el silencio de su mundo interior, desde su propia intimidad, cada cual es libre para desahogarse como quiera.



La necesidad de intimidad de cada individuo es un derecho personal, y la mejor solución es la que cada uno encuentre para sí mismo, sin tener por qué meterse, ni segundas, ni terceras personas intentando dar consejos en la vida privada de los demás.



El problema es que muchas veces los que estamos alrededor queremos ser tan amables con quiénes vemos que no lo están pasando bien, que resulta que lo que conseguimos, sin darnos cuenta, es el efecto contrario, pudiendo llegar a invadir su espacio e intimidad personal, cuando lo único que desean, es escuchar la melodía del silencio, o simplemente, sentir ese abrazo de cariño y de compañía.



Que sirva esta entrada, con mi reflexión, y desde la profunda emoción que siente mi alma, para pedir perdón, por si en algún momento, alguien se ha podido llegar a sentir conmigo así, cuando mi única intención siempre ha sido ofrecer mi cariño, mi total apoyo y mis cálidos abrazos de energía y de amistad.




jueves, 2 de junio de 2011

"Llenar el vacío"



Hay personas que sienten tanto vacío en su interior que intentan ocultarlo acumulando objetos inservibles, ahorrando dinero por si algún día les pudiera faltar, o llenándose de tristezas y de miedos, de esta manera, llenan ese vacío que habita en su mundo interior.

El vacío nadie más que uno mismo lo puede llenar, aceptándose y amándose tal como uno es, porque... ¿qué adelantamos con guardar objetos inservibles o relaciones que no prosperan? estamos ocupando ese espacio tan necesario para otras cosas más importantes, y, en cambio, lo que estamos haciendo es utilizándolo para cargarlo de cosas negativas.

Porque nada permanece quieto, porque toda cambia hacia lo desconocido, quedémonos vacíos de temores que nos atan, de desapegos de las personas, de los objetos, de los lugares, de tristezas, de melancolías, dejemos el espacio libre para llenarnos de amor, de positividad, de ilusión y de esperanza, en cada uno de los pasos que vamos dando a lo largo de nuestro caminar para ir creciendo y enriqueciéndonos interiormente, y de este modo, no quedarnos atados entre cadenas que nos impidan vivir en libertad.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...